Mujer

8 cosas que una mujer mentalmente madura no hace ni exige en una relación…

Las mujeres maduras son definitivamente diferentes a aquellas más infantiles e inocentes en las relaciones. Estas últimas intentan descubrir quiénes son, cómo encaja el amor en sus vidas y qué tipo de noviazgos quieren en el futuro. Sin embargo, las féminas maduras han descubierto todas esas cosas, haciéndolas bien distintas en el ámbito amoroso.

Si estás listo/a para experimentar una relación de verdad que se sienta bien, donde recibas apoyo y que además te diviertas, te recomendamos encarecidamente encontrar una mujer que tenga la cabeza bien amueblada y los pies sobre la tierra. Pero, antes de hacerlo, necesitas saber algunas cosas sobre lo que no hacen ni exigen en las relaciones…

1. No te ponen en primer lugar

Las féminas inmaduras son rápidas a la hora de poner a los demás en primer lugar y dejar que sus propias necesidades y deseos pasen a un segundo plano, sobre todo si están enamoradas; se sienten ansiosas por complacer y no quieren decir que no o herir los sentimientos de otra persona. Por otro lado, las maduras entienden que deben cuidarse a sí mismas en primero, antes de poder cuidar de alguien más. Saben que proteger sus necesidades, deseos y demás les ayuda a sentirse mejor consigo mismas y mejora su salud y felicidad. Comprender esto te ayudará a tomártelo menos en serio cuando te nieguen algo. No quieren hacerte daño, simplemente tratan de cumplir sus asuntos importantes antes de pasar a otros.

2. No se enfadan al saber o reconocer la verdad

No necesitas andar con mentiras ante una mujer madura; no van a perder los estribos ni gritarán por escuchar la verdad. Las inmaduras, tal vez, no quieran escucharte, pero éstas saben que la verdad es la única forma de resolver problemas y evitar toda la absurda pérdida de tiempo que proviene de la deshonestidad. Además, estas féminas saben quiénes son y tienen una mejor comprensión de cómo funciona el mundo. Conocer algo en profundidad no les hace daño porque están más arraigadas a la realidad que las mujeres inocentes, y pueden enfrentar dicha realidad de frente y sin tapujos.

3. No se dejan engañar por las mentiras

Las féminas inmaduras están dispuestas a cerrar los ojos a las mentiras, por lo que pueden ser fácilmente influenciables para seguir adelante con la relación. Sin embargo, una mujer madura entiende que los embustes son una forma de manipulación, y no estará dispuesta a sobrellevarlo por nadie. Si descubre que le mientes, se tomará un tiempo para averiguar la razón subyacente de por qué lo hiciste, y luego decidirá si tener una relación contigo merece la pena o no; no aceptará tus historias encubiertas y otras mentiras compuestas. Si piensas que podrás salirte con la tuya fácilmente, piénsalo de nuevo.

4. No pretenden ser alguien que no son

Las inmaduras se adaptan a las personas que las rodean; si ven a diez individuos diferentes un día, son capaces de poner diez caras distintas para asegurarse de encajar en el perfil requerido y complacer a todos ellos. Sin embargo, las féminas maduras saben que son como son, y si a otros no les gusta, no harán nada al respecto. No van a cambiar su forma de ser por obligación, y mucho menos si alguien quiere que sean diferentes. Saben que pretender ser una personas que no eres es agotador, y de todos modos no merece la pena, ya que casi todo el mundo puede percibir la falsedad que tratas de emitir a otros. Básicamente, dicen lo que quieren decir, hacen lo que quieren hacer, se ríen como quieren reírse, se visten como quieren, y participan en las actividad que desean.

5. No esconden su sexualidad

Desde muy temprana edad, a las mujeres se les enseña que si son de una naturaleza demasiado “sensual”, serán etiquetadas como estúpidas y desesperadas. De lo contrario, también se las considerará frías y masculinas. Básicamente, se les muestra a quién deben querer, el interés que deben mostrar y lo femeninas que necesitan ser para ser deseadas. Sin embargo, una vez maduran, abrazarán su sexualidad con los brazos abiertos, sabiendo quiénes son y amando a quienes más quieran. Tampoco tendrán miedo a ligar, tocar y abrazar a sus habilidades íntimas completas, ni a ser juzgadas por la sociedad, amigos o pareja. Por eso son más directas cuando se acercan a alguien que les gusta, y más divertidas y abiertas en el dormitorio.

6. No tratan de dañar a los demás a propósito

Las mujeres siempre han sido buenas para decir o hacer lo correcto para que alguien se sienta mal o indigno. Las inmaduras pueden tratar de hablar mal o insultar para conseguir lo mismo, pero las maduras poseen más inteligencia emocional y nunca pierden tiempo en insultar o lastimar a otros a propósito. Éstas cuidarán el lenguaje, el tono de voz y el significado de lo que están diciendo; no dejarán escapar lo que piensan si saben que puede hacer daño. En lugar de eso, pensarán en la forma más comprensiva de decirlo o, como dicta la regla de oro, no perderán el tiempo en decir algo, simplemente se marcharán.

7. No soportan los dramas absurdos

El drama es parte de la vida de las personas durante mucho tiempo; mentiras, sentimientos heridos, escenarios imaginarios u otros juegos de amoríos. Se trata de un conflicto que no necesita ser real, y las mujeres maduras han descubierto ese hecho, ya que han lidiado con el dolor, la frustración y el fastidio del drama en sus relaciones a medida que han madurado. Por lo tanto, si crees que vas a salirte con la tuya a través de tonterías dramáticas, piénsalo de nuevo. Inmediatamente se pondrá de pie y te hará saber que no está dispuesta a aceptarlo simplemente porque alguien trate de convencerla de algo que no es cierto.

8. No permitirán que nadie las use

Las inmaduras suelen tolerar que todo tipo de personas las usen por su tiempo, dinero, energía, automóviles, apariencia u otras cosas. Las féminas maduras, por su parte, saben que merecen tener relaciones con personas que se preocupen por ellas y que no las usen por lo que tienen o quiénes son. Por lo tanto, será mejor que estés dispuesto a dar y recibir a cambio con una de estas mujeres. No puedes tomar, tomar y tomar, y esperar a que se se conforme con eso. Por supuesto, saben que necesitan comprometerse a veces, e incluso dejar que te salgas con la tuya para que te sientas bien. Pero si siempre te centras en tus necesidades y nunca en las de ella, no durará mucho tiempo a tu lado.

Orgullosa de Ser Mujer te agradece por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si te gusta cuanto aqui publicamos, por favor comparte con tus amigos y familiares. Tu apoyo a nuestro esfuerzo es muy importante y apreciado.

COMENTARIOS